Lavarse las manos es sinónimo de salud

hands painted

Para muchas personas, la llegada de marzo es sinónimo del ingreso de los niños al colegio, pero también puede ser el momento propicio para incorporar a la vida de los pequeños nuevas prácticas y metodologías asociadas al cuidado de la salud.

En ese sentido, es sabido que un gran porcentaje de las enfermedades son adquiridas en los jardines infantiles y colegios, principalmente por los niños más pequeños, lo que se traduce –según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- en un promedio de ocho resfriados al año por niño.

Sin embargo, son los gérmenes que contaminan las manos los mayores causantes de enfermedades como gripes y Hepatitis A. Por ello, un correcto lavado de manos es una de las principales medidas de prevención para evitar los contagios en esta época. Así, con esta simple acción podemos prevenir la propagación de los microorganismos que
provocan las patologías más comunes.

Si bien parece que estas reglas de higiene son básicas, la mayoría de las personas olvida que un correcto lavado de manos es la piedra angular de un buen estado de salud, y que con cinco simples pasos podemos prevenir el contagio de enfermedades:

1. Humedecer las manos con abundante agua
2. Aplicar jabón en forma generosa en ambas manos
3. Refregar las manos de 20 a 30 segundos
4. Utilizar agua para retirar el jabón
5. Secar adecuadamente las manos

El lavado de manos, así como cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar, representa una medida preventiva efectiva para cortar la cadena de transmisión de gérmenes y así evitar la propagación de enfermedades que atentan contra la salud y bienestar. En ese sentido, es de suma utilidad que las personas que estén resfriadas sigan estos simples consejos para evitar contagiar a otros:

1. Cubrirse nariz y boca con un pañuelo descartable al toser o estornudar
2. Usar el tarro de basura más cercano para desechar los pañuelos utilizados y nunca reutilizar o guardar el pañuelo
3. Lavar las manos
4. Mantener los escritorios de los colegios, de los lugares de trabajo y de la casa limpios y desinfectados

Por ello, de la misma forma como apoyamos el proceso educativo de nuestros hijos, también debemos preocuparnos de algo tan simple como el adecuado lavado de manos.

Ahora, sólo nos falta pasar de la teoría a la acción, incentivando a los niños a cuidar de su salud. En esto, los adultos somos el ejemplo a seguir.

Stefan Hubner, Brand Category Leader Kimberly-Clark Professional

Link foto

Otros post que te pueden interesar

Carolina Cortés Pinto
POST RELACIONADOS
photo-1494597706938-de2cd7341979

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *