Tres lugares para pasar el verano en Santiago

Hoy quiero compartir con ustedes un lugar realmente rico pensado para la pausa semanal o para el relajo del fin de semana, si no se es muy exigente. Se trata de una Plaza con historia de niñez en la que antiguamente había un cine. Hoy el barrio sigue igual de bueno y tranquilo, aunque muchos no están de acuerdo con la construcción de grandes edificios. En su corazón tienen una esquina llena de sabores, el más rico viene del otro lado de la cordillera y también se pueden disfrutar deliciosos helados.

Se trata de la Plaza Las Lilas y su corazón ubicado a unos pasos, en la esquina de las calles Las Dalias con República de Cuba. Un rinconcito lleno de delicias con unos helados increíbles con sabores exquisitos y sofisticados, facturas rellenas de dulce de leche, empanadas de roquefort y espinaca en masa de hoja, todo totalmente adquirible.

Por supuesto que disfrutamos de casi todos sus sabores. Yo fanática de los helados me pasé al Café Espresso Bar, ahí probé un nuevo sabor: Mascarpone con frutos del bosque y salsa con los mismos frutos, además de unos sorbetes de maracuya y mango, que recomiendo 100%, ubicado en República de Cuba 1411.

Como en este lugar sobran los sabores pasé a probar otros helados, esta vez de La Menestra, un café –heladería con toques de fuente de soda gringa de los años 50, algo de neón y arte pop. Desde hace años este rincón de barrio se dedica a elaborar sus propios helados artesanales y a deleitar a sus clientes con una carta clásica de sándwiches y su pastelería traída directamente desde Curacaví. Este vecino del barrio es quizás el local más grande de los que les comento en este post, ya que cuenta con mesas en su interior y exterior, además de un amplio pasillo para circular entre pasteles y helados, está adornado con manteles a cuadrillé, también tienen tartas dulces y saladas además de un gran contingente de pasteles y sándwiches. República de Cuba 1421. 

Y por último y el más importante de nuestro recorrido Sabor de Buenos Aires donde compramos obviamente medias lunas y empanadas, lo que disfrutamos como si estuviéramos al otro lado de cordillera recordando aquel viaje del año 2003, pero en Providencia. Si hay algo que se recuerda de Buenos Aires es el sabor de sus facturas. Cómo olvidar aquellos desayunos y no añorar esas masas de hojas finas rellenas de dulce de leche y esas empanadas que se deshacen en la boca, rellenas de roquefort y espinaca. Las Dalias 2892.

Casi toda la esquina atiende de Lunes a Domingo desde las 09:00 hasta las 20:30 horas, horario de primavera verano.

Como dato en la plaza hay juegos para niños con arena en el suelo, en un espacio renovado y protegido para que no se escapen.

Si van se darán cuenta que es una esquina fácil de recorrer…

Lo difícil es escoger en que lugar se quedarán

Tan solo con recordarlo se me hizo agua la boca.

Otros post que te pueden interesar

Carolina Cortés Pinto
POST RELACIONADOS

2 Discussion to this post

  1. Norita dice:

    😛 …. que buen dato!!!! iré por allí …. 😉

  2. jacqueline dice:

    😛 Entusiama el recorrido, sobretodo cuando puedes subir la bicicleta al auto y disfrutar con tus hijos de un lugar tranquilo y dulce….me apunto para darme una vuelta…. ❗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *